Crónica visual de una Cuarentena

Colaboración 13

En busca del tiempo perdido

Hace como unos quince años que empecé a participar en un circuito de exposiciones con mis imágenes digitales, alguien que no recuerdo quien, me contactó con Lalo, él curaba y organizaba las exposiciones en el Café La Selva de Santa Fe. Catedrático en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM, me invitó a colaborar en un par de ocasiones para un par de publicaciones que él dirigía: El Corondel y en una edición de la revista en línea de la Facultad. Colega tanto en foto como en diseño, acá nos comparte su experiencia en ésta locura.

— • —

La clausura sin fin o la pandemia indomable

En la mañana cuando suena el despertador, la primera pregunta que me formulo es: ¿qué día es hoy? Y la razón es simple, a veces he perdido la noción del tiempo. Vivo en la paradoja de sentir que nada sucede en el día y al poco tiempo atestiguo –con sorpresa– que todo ha sucedido. Muchas veces me domina el entusiasmo de ser productivo y estar bien, pero debo admitir que también hay días oscuros y sin motivación. La semana rivaliza con un carrusel puesto en marcha a velocidad vertiginosa… de nuevo anochece, de nuevo amanece. Imagino esta libertad incompleta como aquella que posee el preso dentro de la celda. Pero por si fuera poco, hay que lidiar con el aderezo continuo de los coros de voces insensatas y dementes que trinan maquinalmente en favor esto o en contra de aquello. La realidad hoy se advierte borrosa ante la vista, las escenas diarias se han tornado deslavadas, sólo espero que la sensatez no se encuentre en peligro de extinción. Por cierto, ¿qué día es hoy?

Por Eduardo Álvarez del Castillo

Xochimilco, CDMX

Mayo de 2020