Galería Nocturna


Cae la noche, el negro se hace más profundo y los colores estallan…


Sin duda alguna, uno de los aspectos que más me atrae de cubrir una carrera de 24 Horas, son las fotos en la noche. Es un festín de color, con un toque de misterio y un halo de aventura, todos se conjuga para que el resultado sea un conjunto de imágenes únicas. El rojo vivo al que se ponen los discos de los frenos por la fuerte fricción con las pastillas de las balatas, es algo imposible de apreciar a plena luz del día.

En la noche, con la escasez de luz, surge la magia, desde las primeros instantes en que se oculta el sol y hasta esos fugaces primeros destellos del amanecer.


Viernes 15 de octubre, Sierra de Oaxaca


Amanecí en tierras de Benito, Sierra Juárez le dicen a ésta zona



6:00 am en punto dejábamos el hotel en una zona céntrica de la ciudad de Oaxaca. La noche anterior estuve recorriendo algunos minutos sus calles cercanas a nuestro lugar de descanso, tratando de encontrar personajes, encuadres, escenas, imágenes…

El amanecer nos terminó de despertar, junto con el frío, en el área más alta de está zona boscosa en medio de interminables pero divertidas curvas dentro de un bosque de coníferas chaparras que enmarcan el camino.

El café de olla de un tendajón y un pan dulce me dejaron el alma en paz. Tengo hora y media de espera antes de ponerme a trabajar. El frío ya lo espantó el sol que sin complicaciones superó los no muy altos pinos. En la mesa de al lado, un lugareño desayuna huevo con chorizo, frijoles y una pasta, codito, fría. Extraña costumbre del lugar. Yo intenté desayunar lo mismo pero la pasta no venía a cuento.

Pido un segundo café y empiezo a escribirte esto…



El frío era tan intenso que congelaba el alma. Su café y sus huevos revueltos con frijoles me calentaron los huesos y las risas con ella nos alimentaron el alma.

Tuve la descortesía de no preguntarle su nombre y aún así, me regaló su rostro.


Regresó la F1 al asfalto mexicano


Después de una temporada 2020 difícil para todos los equipos en el que el campeonato mundial de la máxima categoría se vió afectado por la COVID19, se sumó la cancelación de la gira a nuestro continente.


Texto: Iván R. Alvarado.

Fotos: Eugenio Robleda


Casi dos años después regresó el gran circo a la tierra del tequila, los sarapes y la flor de cenpasúchil. Dede entonces muchas cosas son diferentes, entre ellas el cambio de pilotos, el reglamento y hasta nombres en 10 escuderías que participan en el serial.

Sin duda el protagonista principal fue el público que se volcó desde el día miércoles, previo al GP, hacia su nuevo héroe deportivo nacional… ¡si!, el piloto mexicano Sergio Pérez quien convocó a más de 100 mil personas en Ángel de la Independencia en un evento organizado por Red Bull, la escudería con la que compite a partir de éste año. “¡Lleve la gorra!, ¡la pulsera!, ¡la playera!, ¡para la niña para el niño!” y hasta la taza, tapizaron el Show Run con el número 11 del tapatío, claro. Uno que otro despistado con la playera de otra escudería y hasta una de los Pumas.

Al grito de “¡Checo, Checo, Checo!” y después de 4 meses de retraso de la temporada 2020, el futuro del piloto tapatío estaba prácticamente condenado al retiro, quien fuera el protagonista del regreso de la máxima categoría al templo de la velocidad mexicana: el Autódromo Hermanos Rodríguez. Dejando atrás ese trago amargo después de su salida de la escudería canadiense (Racing Point) hoy Aston Martin.

Miles de personas ya hacían largas filas en las entradas del AHR que ya presentaba problemas de vialidad y logística en las inmediaciones, sin mencionar que la grada 2A no estuvo lista para el viernes, primer día de prácticas.

Todo estaba listo para que los monoplazas encendieran sus unidades de potencia desde las primeras horas de la mañana, un autódromo pletórico y expectante a la salida de los pilotos, de las escuderías y sin lugar a dudas, los más ovacionados fueron los pilotos de la escudería de Milton Keynes, abucheos para Lewis, ovaciones para los campeones mundiales como Alonso, Vettel y Raikkonen, que son de los pilotos más queridos por la afición mexicana. 

Parecería que Mercedes dominaría desde los libres, pero los problemas se les presentaron desde el viernes, el inglés Lewis Hamilton no encontraba la dirección adecuada para la puesta a punto, a pesar de tener el auto mas veloz. Una característica del AHR es que se compite a gran altura sobre el nivel medio del mar y ésto afecta a los motores y frenos de los monoplazas, más la carga aerodinámica, hace muy difícil el manejo en los sectores 1 y 2, la zona de las eses. Por su parte Red Bull con un Checo mas adaptado y motivado por estar ante su público dominó en la P2 y P3 a pesar del choque de la primera sesión y perdiéndose gran parte de los libres 1, se recuperó rápidamente para sacar el máximo potencial de su RB16B.


Todo estaba puesto para que consiguiera su primera pole ya en calificación y que mejor en tierra mexicana, pero un despiste de Tsunoda provocó que levantara y perdiera esa vuelta rápida tras terminarse el crono. De la nada, los Mercedes sacan la pole de las manos del finlandés Valtteri Bottas y en segundo lugar el 7 veces campeón mundial, Hamilton. Primera línea para Mercedes, mientras que los de las bebidas energéticas tuvieron que conformarse con la segunda línea: Max y Checo.



Día de carrera: todo estaba listo para que un evento de clase mundial diera inicio con un AHR a reventar, el Gran Premio de la Ciudad de México, la F1ESTA, como ya se le conoce y en el que parecía que los días difíciles habían quedado atrás.

A la arrancada, Mercedes, cubriéndose de los dos Red Bull, pierden la izquierda al final de la recta y se vieron superados por el holandés Max Verstappen quien en una frenada de alto riesgo les gana a los dos Mercedes y se pone al liderato de la carrera, puesto que no perdería durante las 77 vueltas, toque de Ricciardo a Bottas que fue eliminado del top ten apenas a menos de un kilómetro de arrancada la prueba, lo único que se llevó fue el trofeo por la pole con ese legendario casco de Juan Manuel Fangio. Checo Pérez, por su parte, evita el contacto y se va por el césped pasando a Lewis a que tiene que devolver su posición.

La carrera no fue particularmente emocionante, pero con un duelo de estrategia de los equipos punteros, el mexicano hizo todo lo posible por recortar distancia a Hamilton durante 77 vueltas, un par de vueltas más y le arrebata el segundo lugar. Finalmente Max fue el ganador logrando un nuevo récord de GP ganados en tierra azteca con 3 victorias para sus vitrinas. Escoltado por el inglés Hamilton P2 y el mexicano P3 que se encargó de hacer estallar el autódromo de la Magdalena Mixhuca, tras cruzar la bandera a cuadros y mantenerle el aire en el cuello al piloto de las flechas negras hasta la última vuelta. Ferrari y McLaren en duelo por el tercer puesto de constructores. 



Un podio que los fanáticos nuevos y los viejos jamás olvidaremos, un deportista mexicano de élite mundial dentro del automovilismo desde las épocas de Adrián Fernández en la Indy Car, que no teníamos el gusto de ver competir en las mejores pistas del mundo, un publico volcado olvidándose del trago amargo que nos ha dejado la pandemia, familias enteras al borde del llanto por ver a un mexicano izar en lo mas alto del automovilismo la bandera mexicana, un piloto mexicano que por primera vez sube a un podio y lidera vueltas en propia tierra.

¡¡Gracias México!! ¡¡Gracias Checo!!