The Vessel


Durante casi una década, los neoyorquinos vieron, no con muy buenos ojos, como el vidrio y el acero parecían estar en una carrera a cámara lenta hacia el cielo en el centro de Manhattan, al oeste. El resultado final ha llegado a ser conocido como “Hudson Yards”.

“El Buque”, como se llama temporalmente a la estructura, es una escultura interactiva que comprende una red de escaleras y descansos que los visitantes pueden subir (o tomar un ascensor) hasta la cima. La finalización del “Vessel” tiene una historia similar a la de Hollywood. Después de que la comisión fue otorgada al diseñador británico Thomas Heatherwick (quien venció, entre otros, a Anish Kapoor para ganar el proyecto), el desarrollador hizo todo lo posible para mantener el diseño en secreto. Tanto es así que se construyó una valla de 20 pies alrededor de las acerías en el noroeste de Italia, donde se estaban construyendo los huesos de la embarcación para que nadie pudiera ver cuál iba a ser el diseño. Poco a poco, partes de ella fueron llevadas a los Estados Unidos y “flotadas” al sitio de construcción a través de remolcador a lo largo del río Hudson de Nueva York.

Luego, a medida que se corrió la voz sobre su diseño y propósito, vino la indignación de muchos neoyorquinos (y publicaciones de Nueva York) de que el costo, que superó los 150 millones de dólares, hizo más que levantar unas cuantas cejas. Algunos lo han llamado una colmena, una caja torácica hasta un “doner kebab”, algo así como un “trompo de pastor” para los mexicanos. Otros, sin embargo, creen que podría ser la versión de Nueva York de la Torre Eiffel. A partir de hoy, esos debates pueden comenzar a desecharse a sí mismos a medida que las masas colectivamente vienen a definir lo que es esta estructura y si realmente la necesitan los neoyorquinos.

Cualquiera que sea el desenlace, como turista, es una estructura espectacular, una experiencia digna de ser vivida dentro de la gran manzana, desde abajo le da un toque futurístico a la zona, único. Quizás era esa cereza que, por lo pronto, no le viene nada mal a la ciudad de los rascacielos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s