Camino a Cuetzalan


Sin duda alguna los estímulos que recibimos del exterior modifican, querámoslo o no, nuestro estado de ánimo.


La bruma me lleva lejos de mi cotidianidad, de mi mundo habitual.  En un ambiente así, de pronto me transporto a Inglaterra y claro, es lo que me índica mi bagaje cultural: neblina igual a foggy London.

Aunque este fenómeno es muy común en muchas regiones del planeta con las condiciones de humedad y temperatura precisas para que ésto suceda, incluso en México, en Cuetzalan, por ejemplo. Lugar en donde me tocó vivir la sensación de misterio que provocan éstas nubes bajas, obscuras como cajas, cantaría Silvio.

Todo es gris, a penas distinguible… ¿justo como la realidad?

El ambiente envuelto por un finísimo manto conformado por diminutas gotas despierta mi nostalgia de sensaciones inciertas y de alguna manera latentes en mi memoria.

Amores malogrados, viajes inconclusos, encuentros postergados, sabores y aromas que se esfuman, realidades imposibles, sueños por realizar…

Ir por la carretera y notar curva a curva como se espesa más y más ese banco de bruma y sentir como se me va encogiendo el corazón…

La neblina, de alguna manera u otra, contrae mi cuerpo, pausa mi respiración, nubla mi conciencia y me deja en un estado de ensoñación total…



2 comentarios sobre “Camino a Cuetzalan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s