Algunas sugerencias para hacer buenas fotos de deportes


“Paciencia, capacidad de anticipación y dominio del equipo”


DSC_0232.jpg

Cuando y porqué nace la foto de deporte
El deporte como lo conocemos actualmente, nació con el boom industrial del siglo antepasado. Dejó de ser un entretenimiento sólo para los ricos, por lo que la gente que acudía o participaba en algún evento de esta naturaleza, deseaba captar esos momentos especiales. Así comenzó la fotografía deportiva, con la necesidad de conservar imágenes únicas de momentos emotivos así como los rostros de la derrota o la euforia del triunfo, además de ilustrar las noticias en los periódicos con imágenes de acción para darle más impacto a las secciones deportivas.

Tecnología y sangre fría
Los tiempos modernos y el crecimiento de la tecnología han hecho que esta especialización vaya en aumento. Ser un fotógrafo deportivo implica mucho esfuerzo, contar con un buen equipo capaz de responder ante cualquier situación y, sobre todo, la sangre fría para poder captar las alegrías, las derrotas, los momentos de frustración, el triunfo, pero sobre todo la pasión que los deportes despiertan, tanto en espectadores como en ellos mismos.

La velocidad es la clave
La mayoría de los deportes tienen algo en común: la acción. En todos los casos los sujetos a fotografiar están, la mayor parte del tiempo, en movimiento continuo, por lo que la velocidad es la clave. Gran parte de la fotografía de deporte o de acción congela precisamente eso, el movimiento que se produce a una velocidad mayor a la normal.

Rápidos e impredecibles
En la fotografía, sea cual fuere ésta, la clave es practicar y practicar. Cometerás errores y serán éstos los que te hagan mejorar, así que tranquilo, no te frustres, seguro tras muchos intentos conseguirás una buena toma. Hay que tener en cuenta que muchos deportes son complicados de cubrir y no todos se atreven, ya que incluso en algunos deportes extremos, existe cierto riesgo, muchos deportes son rápidos e impredecibles, por lo que lograr una buena imagen, muchas veces resulta frustrante.


Importante, la composición
Uno de los aspectos importantes en una fotografía, sea de deportes o no, es la composición. En la fotografía de deportes la rapidez es un factor determinante, por lo que al disparar es posible olvidarse de ciertos detalles, precisamente como éste.

Es recomendable que el sujeto u objeto tengan “aire” delante de la dirección visual a la que se conduce la acción, es decir, tener mayor espacio en el sentido en el que se mueven, aspecto conocido también como “regla de la mirada”. Evitar en medida de lo posible colocar al protagonista en el centro del encuadre. Si se conocen conceptos básico de composición, como la regla de los tercios, se entenderá que si se encuadra al sujeto en el centro de la imagen, el resultado es una fotografía carente de fuerza y balance, incluso desconcertante.

Conocimiento, práctica y mucho ojo
Como ya lo he dicho, el deporte es básicamente movimiento. Por lo que uno de los errores más comunes, son las fotos movidas. Aprender los principios básicos de la técnica fotográfica, conocer a la perfección la cámara con la que se va a trabajar y práctica, mucha práctica además de estar viendo continua y constantemente el trabajo de los profesionales en esta especialidad, son las bases para que con el tiempo se logre el éxito en ésta actividad. Es muy importante educar el ojo y re-aprender a ver.

Analiza la situación
En primer lugar hay que reconocer el área y analizar en donde se llevará acabo la acción para así establecer, no sólo los parámetros de la cámara, si no definir con que tipo de objetivo se va trabajar, hacerlo en el momento en que sucede la acción, es un error, perderás tiempo y es muy probable que pierdas una buena toma, por eso lo más recomendable es analizar la luz y el espacio, no cambiarlos los parámetros de la cámara y la lente, a no ser que sea estrictamente necesario, o encontrar un momentos apropiado para ello, algunos deportes tienen “tiempos muertos”, apropiados para cambiar baterías, tarjeta de memoria, ajustar lo que sea necesario.


Sexto sentido y versatilidad
Es recomendable estar atento a todo lo que sucede. Se trata de documentar los mejores momentos y si no estás atento algo importante se te puede escapar. Por lo que también es necesario buscar perspectivas diferentes, lo que dará fluidez a tu trabajo. La anticipación es de gran ayuda: tener ese “sexto sentido” y saber “adivinar” o “leer” hacia donde se dirige la acción, te ayudará a capturar momento únicos, incluso entre el público.

Entender cada deporte
Cada deporte no sólo tiene su dinámica particular, si no también su manera especial de comunicar, si vemos la foto de un competidor de atletismo corriendo sobre la pista de tartán, la imagen congelada nos mostrará el cuerpo del atleta inclinado hacia la dirección en que está la meta. La imagen así descrita, sin mas, nos habla de acción, que resulta muy evidente por la posición del cuerpo, los brazos y las piernas del competidor. En el caso del automovilismo, una imagen de un coche sobre la pista, tomada con los mismos parámetros, quizás no refleje la acción deseada, es probable que el coche parezca estático, por lo que la técnica en cada caso tendrá que ser diferente, no sólo disparar con una velocidad de obturación relativamente baja, si no el tipo de encuadre que se utilice.

Encuadre holandés o aberrante
Aunque este tipo de encuadre nació en el cine, pronto se volvió uno de los preferidos de los fotógrafos de acción. Este encuadre consiste en olvidar un principio básico de la fotografía, la regla del horizonte, que se logra básicamente ladeando o inclinando hacia un costado la cámara, lo que nos genera líneas diagonales en la composición y éstas rectas inclinadas aumentan la sensación de velocidad, dinamismo y tensión en la fotografía y te obligan a pasear la mirada por toda la imagen.

En este mismo sentido, en deportes de velocidad como pueden ser el ciclismo, motociclismo o automovilismo, la opción de ráfaga puede ser nuestro gran aliado. Son deportes en los que la acción dura sólo unas décimas de segundo frente a nuestro ojo, por lo que es imposible que podamos hacer una foto tras otra a tanta velocidad, disparar en modo ráfaga puede ser una buena opción que nos dejará suficiente material con el que trabajar después y donde poder elegir. Con la práctica seguro lograrás más y mejores imágenes con menos disparos.


El Equipo

Objetivos de distancia focal variable
Es difícil conseguir una buena fotografía de deporte sin un buen objetivo pata tal efecto. Estos zooms suelen tener un precio ligeramente elevado, hay que ser claros, pero si piensas dedicarte a esto con una cierta frecuencia, es recomendable invertir algo de dinero en uno de estos objetivos, vale mucho la pena y se notará mucho la diferencia en tus imágenes.

Existe también los telefotos, lentes con una larga distancia focal peo fija, necesitarás algo sobre los 200 mm. como mínimo. Si puedes llegar a los 300 mm., mejor. Y si puede ser más, aun mejor. Estas distancias focales largas te permiten trabajar, casi desde cualquier punto para lograr los encuadres adecuados, sobre todo si son de distancia focal variable o zoom, con los que tienes mayor rango de posibilidades.

¿Con o sin tripié?
Esto depende cada uno y del equipo con el que se trabaje. Hay a quien le gusta hacer imágenes sin mayor apoyo que el que dan sus propias manos, porque se tiene mas libertad de movimiento, indispensable en foto de deporte. Para esto se requiere, una vez más, una buena técnica y práctica, mucha práctica. Otros prefieren la robustez de un tripié, o en todo caso un monopié, que limita la movilidad, pero te da mayor estabilidad a la cámara. De cualquier manera tendrás que probar y elegir lo que sea lo más apropiado para ti, quizás en algunos casos y para ciertos deportes lo requieras.

Luz, luz, mucha luz, un río de luz…
En la búsqueda del objetivo ideal, busca el que tenga una apertura de diafragma lo más generosa posible. Una apertura grande permitirá la entrada de más luz y te ayudará a conseguir más nitidez. Recuerda que cuanto más grande sea la apertura de un objetivo más pequeño será el valor f del mismo. Por ejemplo, un objetivo de f: 2.8 tiene una apertura mucho más grande que uno de f: 3.5 donde es más pequeña, además que lograrás un exquisito bokeh que te separará a tus sujetos del fondo, dándole mas realce a la acción, en algunos casos tan deseable.

¿Estabilizador o no?
Normalmente en largas distancias focales (100, 200mm) la foto tiende a salir poco nítida, movida, no sólo por lo poco luminoso que puede llegar a ser el objetivo, si no por lo complicado que puede resultar su manipulación. La explicación detrás de esto es parte de otro tema pero conviene que sepas que en éste tipo de distancias focales, que son las que más se utilizan en fotografía deportiva, conviene que el objetivo esté equipado con estabilizador de imagen.

El estabilizador de imagen es un botón o función que ayuda a que la foto salga mas definida. No elimina la vibración absolutamente, pero en gran medida ayuda a evitarla.


Modo de trabajo
Tu cámara DSLR, por sus siglas en inglés: Digital Single Lens Reflex, te ofrece por defecto un modo pre establecido para deportes. Úsalo, es una buena alternativa sobre todo si te estás iniciando en ésta actividad y no te interese la belleza de la foto sino más bien, documentar el evento con fotos técnicamente aceptables y nítidas.

Sin embargo, si quieres ir un paso más allá y poder tener un poco más de control sobre tus fotos, mejorar tu técnica y échale un poco más de creatividad a tus tomas, te recomiendo que emplees el modo manual de tu cámara. Revisa los datos exif de las imágenes que tomaste en alguno de los modos automáticos y trata de replicarlo en modo manual, es una buena opción para acercarte al aprendizaje de la técnica fotográfica,

Con el modo manual podrás controlar tanto la velocidad de obturación como la apertura del diafragma. Es un modo difícil al principio pero encuentro que es el más adecuado. Si te sientes un poco inseguro con el modo manual total, te propongo que utilices por lo menos alguno de los modos semi manuales de tu cámara: velocidad de obturación o prioridad de apertura.

Rápido, siempre rápido, o no…
En fotografía si quieres congelar el momento y obtener fotos nítidas tienes que usar velocidades de disparo rápidas. Es lo que tiene el deporte, que todos se mueve velozmente y si no empleas velocidades de obturación rápidas corres el riesgo de obtener fotos movidas o borrosas, pero como ya lo había comentado, no sólo cada deporte tiene su propio lenguaje de comunicación, también está el factor creativo, no existen reglas absolutas.


Cuidado con la sensibilidad
Disparar muy rápido, dependiendo de las condiciones de luz y del tipo de objetivo que utilices, el resultado puede ser no el deseado y obtener fotos obscuras. Por lo que estás obligado a experimentar con la sensibilidad de tu cámara. Mucho ojo, recuerda que a mayor sensibilidad ISO, mayor ruido en la imagen y cada cámara es diferente.

Modo de enfoque
Si en un partido o competencia pretendes hacer fotos en modo de enfoque manual, puedes enloquecer. Te recomiendo que utilices el enfoque automático de tu cámara, ya que éste es rápido y casi infalible. Lo importante aquí, en todo caso, es que selecciones el modo adecuado del tipo de enfoque dependiendo del deporte que estés fotografiando, lo recomendable siempre es el tipo de enfoque puntual.

La Fotografía de Deporte, es un deporte en sí…
Una jornada de fotografía de deportes suele ser demasiado larga, además de cargar una mochila con todo tu equipo necesario para tu trabajo, con un peso que puede rondar los 12 kilos, dispararlo todo desde el mismo punto de vista, acaba siendo muy monótono. Independientemente del deporte que estés cubriendo, por lo que hay que moverse constantemente y cambiar de perspectiva. Muévete y dispara de cerca, luego prueba tomas abiertas con el 18 mm. por ejemplo. Súbete a las gradas si puedes. Ve cambiando de posición y de ángulo, notarás cómo tu trabajo se enriquece.

Con estos consejos y un poco de creatividad lograrás buenas tomas. Recuerda que hay que ser creativo siempre, capturar escenas desde nuevos ángulos, por ejemplo disparando a nivel del piso, desde un extraño rincón, hay que educar el ojo, ver constantemente el trabajo de los profesionales en libros, revistas y hasta en periódicos, conocer a la perfección tu equipo y eso si, práctica, más práctica, mucha práctica…

Si estás interesado en aprender más, no dudes en contactarme. Abajo puedes ver algo de lo que en este tema he realizado. De igual manera, si te interesa que te cubra en algún deporte en el que participes u organices, estoy a tus órdenes.



Te sugiero que revises el trabajo de los siguientes Fotógrafos de Deportes:

Charles Colton | A él se le atribuye la primera imagen deportiva de la historia, en base ball
Neil Leifer
Toni Frisell
Walter Loos
Aaron Chang
Horacio Seguí
Pedro Luis Raota
Cameron Spencer
Samo Vidic
Alex Livesey
Simon Bruty
Kai Pfaffenbach
Dylan Martínez
Kirill Kudryavtsev
Jens Meyer
Mauro Pimentel
Alex Coppel


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s